Infomación general

Clínica Rita Bianchi es un centro de rehabilitación de pacientes con lesiones neurológicas, que atiende tanto niños como adultos. Según las condiciones clínicas generales y grado de dependencia, el tratamiento puede ser con ó sin internación.
En este último caso el paciente con el grupo familiar de apoyo se aloja en las proximidades de la clínica.

En una evaluación previa se establecen objetivos y modalidades de trabajo. Esta evaluación, de ser posible, se hace en Clínica Rita Bianchi ó en el lugar de internación aguda.

Características generales de nuestra propuesta

Contención del paciente y su grupo familiar luego de la etapa postcrítica de la lesión neurológica.

Modalidad intensiva de actividad definida por el tiempo de relación del paciente con el equipo terapéutico.

Posibilidad de internación de pacientes con alto grado de dependencia: gastrostomía, traqueostomía, ventilación invasiva y no invasiva, escaras.

- Control clínico general y neurológico permanente.
- Efectiva integración de todas las disciplinas médicas y de rehabilitación.

Constante presencia y participación del grupo familiar.

Atención por enfermería capacitada en situaciones de alta dependencia.

Apoyo informativo y psicoterapéutico. Grupo de autoayuda para familiares coordinado por el area de salud mental.

Inclusión del paciente y sus familiares como parte del equipo terapéutico.

Relación personalizada de cada paciente con el equipo profesional.

Programas de seguimiento post alta.

Las indicaciones más frecuentes son

Secuelas de afecciones neurológicas clínicas ó quirúrgicas.
Traumatismos craneoencefálicos.
Parálisis cerebral.
Lesiones raquimedulares. Paraplejía. Tetraplejía.
Accidentes cerebro vasculares.
Alteraciones conductuales y cognitivas por lesión cerebral.
GENERALIDADES

Desde nuestros comienzos en 1993 desarrollamos nuestra propia experiencia, construida desde la gestión de un equipo en función de las necesidades de la persona con lesión secuelar neurológica.

El perfil de nuestros pacientes comprende a adultos y niños con una diversidad de problemas clínicos y traumáticos. Lesiones vasculocerebrales, traumatismos raquimedulares y craneoencefálicos en estadío poscrítico y parálisis cerebral, son las condiciones mas frecuentes.

CONTINUIDAD DEL PROCESO TERAPÉUTICO

El periodo de rehabilitación debe ser entendido como una etapa más en el proceso de salud, que sigue a las instancias neuroquirúrgicas ó clínico neurológicas y se proyecta finalmente al contexto familiar social y laboral.

No existe un hiato entre la fase aguda de tratamiento y la que sigue en la clínica de rehabilitación. Nuestro criterio es sostener un esfuerzo activo en la integración de ambas etapas. Conceptualmente, aceptando la naturaleza histórica, dinámica de la persona y su problema, y en la práctica, por la necesidad de compartir información, frecuentemente muy específica, para la toma de decisiones médicas.

El equipo que interviene en la fase aguda debe pensar y actuar también en términos de funcionalidad y por lo tanto de rehabilitación. Y el equipo de rehabilitación incluye un soporte clínico de gran importancia. Por decirlo gráficamente, estamos hablando de lo mismo tanto en UTI , como en la clínica de rehabilitación, como al plantear estrategias de integración social.

Manejamos problemas clínicos y funcionales en cada etapa con objetivos y recursos terapéuticos que remiten en definitiva a una misma persona, en todas sus dimensiones de consideración.

OBJETIVOS DE LA NEUROREHABILITACIÓN

Consideramos que este enfoque tiene mucho interés para comprender el rol de una clínica de neurorehabilitación.

Básicamente cuidados poscríticos y estrategias de reeducación funcional dirigidos a un paciente de marcada complejidad, como es el secuelar neurológico.

Puede ser paradigmático en este sentido considerar al traumatizado de cráneo.
Éste presenta alteraciones motoras y sensoperceptuales, problemas clínicos generales, neurológicos y alteraciones cognitivo conductuales graves que incluyen con frecuencia agresividad y falta de reconocimiento de su situación, que dificultan seriamente el abordaje terapéutico.

La lesión implica un quiebre biográfico en una determinada historia personal y modifica una estructura biológica y psicológica definida.
El grupo familiar es, en un principio, afectado fuertemente por todas las alternativas del período agudo.

Luego, tanto el paciente como su familia, ésta muy especialmente, comienzan a advertir el verdadero impacto a largo plazo de los cambios afectivos y de la conducta: “es otra persona”.  
Esos cambios pueden llevar a una dinámica de relación con reforzadores negativos que hace más compleja la situación en el contexto familiar y social.

EQUIPO INTERDISCIPLINARIO

Ante tal dimensión, variabilidad y complejidad de problemas es tal vez más evidente que en otras áreas la necesidad de un equipo interdisciplinario como responsable de la evaluación, implementación y seguimiento de la propuesta terapéutica.
El equipo supera los aportes individuales, no admite la existencia de disciplinas subordinadas ó "auxiliares", tiene un nivel de relación y de integración de conocimiento horizontal, no vertical, acepta un marco teórico común.

En nuestra experiencia, además, la transdisciplina enriquece la práctica con la implementación de recursos terapéuticos más allá de los límites específicos de cada área.
Por ejemplo, una fonoaudióloga implementa pautas posturales neurokinésicas mientras trabaja en deglución. Un kinesiólogo se relaciona con un traumatizado de cráneo ejercitando bipedestación y marcha usando recursos cognitivo conductuales para inhibir sus perseveraciones ó estimular su memoria. Utiliza la retroalimentación verbal para ayudarlo a observar y comprender su conducta y a elegir estrategias útiles de compensación.
Estos recursos son aportados al equipo terapéutico, incluyendo muy especialmente a enfermería, por el área de neuropsiquiatría.

La dinámica de comunicación necesaria para que esta propuesta funcione excede en mucho a la suma de especialidades. No existe "departamentalización" en los problemas neurofuncionales, como tampoco existe una relación neutra entre el operador terapéutico y el paciente, ya desde la etapa de evaluación.

DESDE LA EVALUACIÓN AL ACUERDO TERAPÉUTICO

La evaluación de preingreso es de gran importancia. Se inicia el contacto con el equipo neuroquirúrgico y clínico que ha llevado la responsabilidad de la etapa crítica.

Consideramos a sus integrantes desde entonces como parte de nuestro propio equipo y queda abierta una relación de comunicación, tanto para el seguimiento de las alternativas clínicas como para que el neurocirujano ó el neurólogo clínico reciban la información sobre la evolución funcional del paciente, como un imprescindible "feed back" de su intervención terapéutica.

La evaluación de ingreso es efectuada en todas las áreas médicas y de rehabilitación. La información es compartida por todo el equipo.

La instancia específica de integración es el ateneo de ingreso, expresión formal del enfoque interdisciplinario, en el que participa el cuerpo de profesionales y en forma muy activa el propio paciente y su grupo familiar. Estos no son sujetos pasivos de nuestra propuesta. Formalizamos con ellos un acuerdo sobre objetivos concretos. Establecer este acuerdo permite asegurar un conocimiento adecuado del problema, despejar fantasías y poner el esfuerzo cotidiano en logros con significado funcional.

implementación

Esta modalidad de trabajo en neurorehabilitación, intensiva, interdisciplinaria y con orientación funcional, requiere una implementación metodológica adecuada.
Cada paciente se relaciona con el terapista individualmente.
La interacción directa y con suficiente tiempo permite la implementación de técnicas variadas y más efectivas.

La actividad específica se desarrolla durante un promedio de siete horas diarias de lunes a viernes.
Durante el resto del día tanto enfermería como el grupo familiar se relacionan con el paciente con criterio terapéutico, por ejemplo al asistirlo en marcha y alimentación según pautas indicadas por el equipo.
Tanto el ambiente físico de la clínica, su entorno de paisaje y comunitario, como el clima general de convivencia se alejan de la ortodoxia sanatorial y facilitan la reproducción de las condiciones ecológicas que señalamos previamente.

El soporte médico y de enfermería permite el manejo de pacientes de alta complejidad en condiciones de estabilidad clínica. Se programan módulos de trabajo con objetivos y estrategias concertados de cuatro semanas de duración.
Filmaciones de video de las capacidades funcionales de ingreso y egreso son parte de la historia clínica.

La continuidad conceptual del tratamiento de rehabilitación en el lugar de origen del paciente es fundamental. Es explicitado en una propuesta de egreso asegurada en condiciones ideales a través del contacto personal con los profesionales que lo continuarán.

Se implementan también programas periféricos que incluyen el seguimiento de la reinserción familiar y laboral.

El área de salud mental organiza reuniones de las que participan los familiares de los pacientes en tratamiento. Tienen no solamente un propósito terapéutico como grupo de autoayuda sino también informativo con un sentido psicoeducativo.

marco teórico

JERARQUIZACIÓN DE LA FUNCIÓN

Tanto en la etapa de evaluación como en la implementación de recursos terapéuticos, la función es el eje de aproximación. Sin dejar de lado opciones estructuradas de evaluación neurokinésica ó cognitiva, que también utilizamos, nos resulta de mayor interés el desempeño actual del paciente y sus capacidades con relación a funciones concretas. Por ejemplo, observándolo y asistiéndolo durante el vestido ó el desayuno el terapista puede obtener información muy valiosa sobre sensopercepción, alteraciones práxicas ó modalidades ejecutivas de un lesionado cerebral, su conducta global y su lenguaje en un contexto ecológico, no en condiciones experimentales.

Este tipo de relación permite evidenciar el comportamiento en interacción (reforzadores) e inducir acciones terapéuticas.

Es necesario ahora hacer una referencia al marco teórico que aceptamos.
Puede interpretarse el propósito de la terapia neurokinésica y neurocognitiva como el ingreso de información significativa en sentido funcional y afectivo emocional que oriente los procesos de reorganización cortical.
Las funciones cognitivas y no cognitivas no pueden separarse de la emoción y motivación y deben considerarse conjuntamente en la rehabilitación. En el desarrollo, tanto las funciones motoras como el lenguaje, o la habilidad para resolver problemas, se adquieren siempre ligados a un significado emocional o motivacional.
Si las asimilamos al aprendizaje, las actividades de reentrenamiento deben aproximarse a la forma en que las funciones aparecen en “la vida real”.   

La evaluación efectuada con el mismo criterio lleva a una selección de objetivos más significativos y con compromiso motivacional por el paciente. En la práctica asistencial, sin dejar de lado la actividad analítica, de gimnasio terapéutico, siempre procuramos dar un significado funcional a los recursos.
Un lesionado medular practicando el pasaje desde su silla a su auto. Un ama de casa hemipléjica y afásica trabaja posturas, sensopercepción, motricidad y lenguaje en tanto amasa una torta en la cocina de la clínica, secuenciando y nominando sus ingredientes, torta con la que después convida a su familia, a los otros pacientes y a nosotros.

El uso de las actividades de la vida diaria como un excelente recurso terapéutico cognitivo conductual en un traumatizado de cráneo. Incluso en un paciente en estado vegetativo el kinesiólogo va a actuar con movimientos  que tengan sentido funcional, integrándolos en patrones más amplios, propios de nuestra motricidad normal.

PRACTICA BASADA EN LA EVIDENCIA

Desde hace  años  se está produciendo  un importante cambio conceptual en la práctica médica asistencial en todas sus áreas por una aproximación cada vez  más estrecha de la misma a la lectura crítica de la información  biomédica. Se habla en este sentido de medicina basada en la evidencia. Se trata de dirigir el acto médico en función de los datos que ofrece la investigación clínica en estudios de alta confiabilidad.    Literalmente se está pasando de una práctica basada en gran parte en la creencia a otra basada en la evidencia. La rehabilitación neurológica participa también de esta evolución conceptual que suscribimos plenamente.

INTERÉS COMUNITARIO

Becas en rehabilitación.

Las actividades anuales internas docentes de pre y posgrado de kinesiología, fonoaudiología y psicología se desarrollan con una integración que permite a los participantes tener experiencia directa en trabajo interdisciplinario. Como parte de esas actividades Fundación Rita Bianchi ofrece asistencia en neurorehabilitación a personas sin recursos en programas intensivos ambulatorios. Puede solicitarse información al respecto a través de CONTACTO

Novedades

ACTIVIDAD DOCENTE

Programa 2016 de actividades docentes

CONSULTAR

INGENIERÍA MÉDICA. UNC

Ingeniería en Rehabilitación. Convenio de Pasantías.

CONSULTAR